“Chile debe alimentar a Chile”: Diputado Iván Flores

El mundo y nuestro país serán sometidos a presiones de alto riesgo, porque además de la situación sanitaria, la disminución del ingreso y falta de trabajo familiar, hay que agregar el potencial desabastecimiento de alimentos. Sabemos que las medidas anunciadas por el Gobierno han sido insuficientes para asegurar que la ciudadanía se quede en casa. Si ya es duro no tener plata para comprar comida, muchísimo más difícil sería si aun teniendo apoyos financieros escasee el alimento para comprar. Eso es lo que está empezando a verse en el mercado mundial de alimentos y Chile no es una excepción.

Nuestro país siempre pudo producir los alimentos básicos para sus ciudadanos, pero en distintos Gobiernos no hemos sido capaces de generar las condiciones para que el mercado alimenticio en Chile permita la sana competencia, más bien la realidad muestra un mercado altamente distorsionado.  Así  los productores van quedando fuera de juego produciéndose una merma en la producción nacional de alimentos básicos. Por ello Chile es altamente vulnerable en el abastecimiento de alimentos primarios

Así, junto a un significativo grupo de productores de granos, carne, leche y otros, le estamos pidiendo al Presidente de la República,  la instalación de un Comité de Crisis Alimentaria que reúna al Gobierno con las asociaciones gremiales que quieren producir pero que no están pudiendo porque las condiciones financieras y de mercado interno no lo permiten, a no ser la intervención del Ejecutivo.

En la agricultura los plazos no dependen sólo de tecnología, condición ambiental y capital humano, también requieren financiamiento oportuno y reglas claras para producir y competir. Por eso estamos iniciando la campaña nacional denominada “Chile alimenta a Chile”, donde lo que se pretende es rescatar la agricultura tradicional y recuperar la capacidad de producir alimentos básicos y  dejar la despensa nacional abastecida. Si no lo hacemos ahora, vamos a tener un año muy difícil y un próximo mucho más complicado,  porque habrá que esperar hasta el próximo ciclo de siembra y es muy posible que los países exportadores a los cuales Chile importa alimentos como trigo o maíz, no estén en condiciones de seguir abasteciéndonos.

No sigamos estimulando la especulación y la imperfección del mercado. Apoyemos directamente a los productores de Chile y aseguremos el abastecimiento de comida para nuestro país. La alimentación de Chile es un imperativo estratégico y urgente! Mañana puede ser tarde.