Compromisos de la Democracia Cristiana: Carlos Amtmann

Me permito compartirle algunas consideraciones que creo pueden ser de interés dadas las circunstancias políticas, sociales, culturales y económicas por las que atraviesa nuestro país.

Primeramente, debemos asumir la gran responsabilidad que recae en los partidos políticos y que, salvo estimulantes intervenciones e ideas planteadas por dirigentes y militantes de distintos partidos, no cabe duda: no estamos a la altura de los tiempos.

Con posterioridad a la Pandemia nos espera un tiempo difícil. Imaginemos un cuadro con las violencias de “la primera línea”, cesantía, aumento de la pobreza, economía paralizada. Frente a ello, nuestra primera respuesta son los planteamientos políticos en base a la paz, sin violencia y con tolerancia; lo que no se contradice con la defensa de nuestros principios.

En este cuadro surgen las tareas de estimular un proceso democrático informado y respetuoso que nos lleve a una nueva Constitución. Por otra parte, una elección fundamental tendiente a fortalecer los gobiernos locales. A este respecto se ha proclamado como nuestro candidato al camarada Gonzalo Espinoza y quiero, junto con expresar mi apoyo a su candidatura, destacar la necesidad de organizar actividades de reflexión y elaboración programática, esforzar los diálogos ciudadanos que permitan la identificación de los planteamientos DC en el marco de la oposición al actual gobierno y a la derecha en general.

Dada la actual crisis socioeconómica mundial y que solo excepcionalmente existen períodos históricos comparables en sus alcances hoy es necesario más claridad, reflexión y compromiso con los principios del humanismo cristiano para superar las debilidades y fortalecer la democracia la igualdad, el desarrollo humano y la respuesta al cambio climático.

Esos son nuestros compromisos y en tal sentido apoyar los liderazgos partidarios actuales.

Democracia Cristiana, adelante.