Señal en vivo

0:00
/

El Gobierno de Ucrania informó sobre un aumento del nivel de contaminación radioactiva en la antigua planta nuclear de Chernobyl, la que fue ocupada por tropas rusas hasta el 31 de marzo.

Según información del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la radiación sigue dentro de los límites habituales y se comunicó que el gobierno ucraniano está restableciendo el control de la seguridad nuclear y radiológica en la zona.

El informe entregado por el gobierno a la OIEA, se establece que hubo un "aumento del nivel de contaminación radiactiva (...) debido al incumplimiento de los requisitos de seguridad radiológica y de los estrictos procedimientos de acceso".

A pesar del control ucraniano, las autoridades no han podido restablecer equipos como los sensores de radiación debido a la falta de personal, lo que podría "provocar el fallo de otros sistemas y componentes importantes para la seguridad", señaló el OIEA en un comunicado.

El director de la OIEA, Mariano Grossi, enfatizó en que se envíen expertos a Chernobyl lo antes posible.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó que las tropas rusas que se encontraban en el área de la central nuclear de Chernobyl, Ucrania, se retiraron del lugar. La información fue entregada por parte de las autoridades rusas al director general del organismo, Rafael Grossi.

Previamente, Ucrania dio el aviso al OIEA a través de un comunicado, precisando que "todas las fuerzas rusas han abandonado la central nuclear de Chernobyl, lo que ha sido confirmado por los funcionarios rusos en la reunión de hoy en Kaliningrado".

Sin embargo, el OIEA informó que no se ha determinado que las tropas rusas hayan estado expuestas a altas dosis de radioactividad, mientras se encontraban en la zona de exclusión.

El organismo perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) está preparando una misión de asistencia técnica al lugar, ya que la antigua central nuclear aún requiere de tareas de control para vigilar los residuos radioactivos que se encuentran en la planta, que sufrió el accidente atómico más catastrófico de la historia de 1986, y desde ese entonces, el lugar ha sido inhabitable debido a las altas dosis de radiación que hay en la zona.